#11: Cristo, Rey de amor

Editorial de la edición Nro. 11 de nuestra revista impresa.

Con este título, utilizado por Mons. Tihamer Toth en uno de sus célebres libros, queremos que resuene en nuestras plazas, en nuestros hogares y muy especialmente en nuestro corazón que Cristo es rey y, como rey, debe reinar. Ningún hombre tiene derecho de acallar esta verdad. Cuando lo quisieron hacer en México en el año 1926, los católicos protestaron enérgicamente, primero de forma pacífica, y luego, cuando ya no se pudo más, lo hicieron con armas. Esta fue la gesta de los cristeros, quienes prefirieron morir antes que obedecer a los enemigos de Dios; en la edición Nro. 11, te contamos la historia de la heroica guerra forjada por aquellos que son considerados los «últimos cruzados» de la Cristiandad.

Los cristeros nos han dejado el ideal de lucha cristiana: combatir y resistir antes que sucumbir ante los vicios y errores del mundo; por lo que en esta edición, incorporamos un artículo sobre cómo hacer frente a una costumbre impropia de nuestra cultura: el Halloween o fiesta de brujas.  Así mismo, hablaremos sobre los ángeles custodios, de quienes recibimos especial ayuda para vencer a los enemigos del alma, si nos dejamos guiar por ellos.

Hay santos que no son llamados a combatir con el ejercicio de las armas, pero sí en la práctica de las virtudes heroicas, viviendo en la sencillez de lo ordinario, como lo fue la bella flor del Carmelo, Santa Teresita del Niño Jesús, a quien recordamos en el mes de octubre. Le dedicaremos dos artículos.  

Sin la ayuda de la Santísima Virgen, Medianera de todas las gracias, se hace más difícil esta lucha, por lo que en Mariología hablaremos sobre esta devoción; y como el pueblo paraguayo cada año peregrina hasta su santuario en Caacupé, pagando sus promesas, no podíamos dejar de hablar sobre ello, ya que se aproxima su festividad.

Te deseo todo lo mejor, y que el espíritu del combate cristiano te llene de fervor.

¡Que viva Cristo Rey!

Padre Miguel Martínez
Director Editorial

Envíenos sus comentarios a editorial@formacioncatolica.org

Deja un comentario