#13: La Sábana Santa, testigo de una muerte por amor

#13: La Sábana Santa, testigo de una muerte por amor

Editorial de la edición Nro. 13 de nuestra revista impresa.

Cuando pensamos en la Pasión de Cristo, es muy probable que pensemos en primer lugar en los dolores y sufrimientos que padeció. Quizá solo una parte de las personas logran pasar al siguiente nivel de meditación donde se contempla las causas de la Pasión: nuestros pecados. Y menos aún alcanzan a ver con claridad que Cristo fue movido fundamentalmente por la caridad. Dios me ama, y se entregó por mí para salvarme. Así dice San Pablo para expresar este misterio de Redención. Al contemplar la Sábana Santa, en la que quedó impresa la figura de Cristo muerto, no vemos sino a aquel que muere por salvarnos de aquello de lo que nosotros somos incapaces de hacerlo. Es la figura de quien murió inocente, sin tener absolutamente ninguna culpa. En la Santa Síndone se contempla el cuerpo lacerado de quien quiso hacer solo la voluntad del Padre. Y en medio de sus tormentos, no buscó más que la caridad. Por eso su rostro no es el de un desesperado; en su rostro se refleja la paz que nosotros, con todas nuestras comodidades, somos incapaces de vivir. Por eso decimos: no es la falta de tribulaciones la que da la paz, sino la conformidad con la Voluntad Divina, es decir, la Caridad.

Además de un artículo sobre la Sábana Santa, verdadero testigo de la resurrección de Cristo, en esta edición haremos un recorrido por varios misterios de la Semana Mayor de nuestra Redención.

Un poco más de insistencia sobre Ideología de Género, para que no terminemos olvidándonos de la gravedad del asunto y por no hablar del tema, sus promotores logren introducir la cuestión en nuestras leyes.

Finalmente, nos alegramos en volver a publicar la serie tan aceptada de «El secreto del pa’i Julio», novela que trata acerca de la vida de un sacerdote que con su oración, ejemplo y virtudes logra transformar la vida de un hombre del barrio, quien se propone descubrir el secreto de su labor.

Disfruten de nuestro humilde servicio en favor de la formación cristiana de todo el pueblo cristiano.

Dios les bendiga.

Padre Miguel Martínez
Director Editorial

Envíenos sus comentarios a editorial@formacioncatolica.org

Deja un comentario