Fines de la ideología de género y Tips para contrarrestarla

Los promotores del género presionan los medios legales y educativos para insertarse y destruir los conceptos de familia, maternidad y matrimonio.

Benedicto XVI describe a la ideología de género como la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura. El ateísmo nos «liberó» de Dios para practicar el mal sin sentirnos culpables. Después el materialismo nos despojó de esa «libertad» de «ser» para volvernos esclavos del «tener». Ahora la ideología de género pretende liberar al hombre de las exigencias de su cuerpo: se considera un ser que se construye a sí mismo y se convierte en un dios para sí mismo.

Por Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com

Pero ¿estamos conscientes de qué significa este término?

Una ideología es un sistema de pensamiento cerrado. La ideología de género defiende que las diferencias entre el hombre y la mujer son construidas a partir de la cultura y costumbres de la sociedad que asigna roles y estereotipos según su conveniencia, a pesar de las obvias diferencias anatómicas naturales. Así precisaron su concepto de «género» en 1995 en la IV Conferencia Mundial de la Mujer de la ONU en Beijing.

Esta idea es falsa, cultura y costumbres pueden atenuar o acentuar diferencias, pero muchos estudios científicos serios confirman que existen diferencias aún cuando se aísle a la persona desde el primer día de nacido; y cuando psicólogos han intentado ambientes controlados para manipular el sexo, sus resultados han sido fatídicos para los hijos manipulados y sus familias.

Los promotores del género presionan los medios legales y educativos para insertarse y destruir los conceptos de familia, maternidad y matrimonio que les estorban para controlar a la sociedad a esto pretenden llamarle elegantemente «deconstruir».

Promueven la liberación sexual de la mujer de la supuesta y agravada opresión del hombre y aunque no aceptan los roles ni la feminidad y masculinidad, terminan definiendo no dos sino más de seis nuevos roles, de los cuales rechazan los roles que mezclan a un hombre con una mujer por implicar violencia y posibilitar una maternidad «forzada». Asombrosamente sugieren que la liberación se logra sometiendo a la mujer al trabajo fuera de casa, para no depender económicamente del hombre.

¿Cómo me afecta a mí la ideología de género?

Como buen lavado de cerebro tiene ideas atractivas, la imagen de éxito para el hombre en televisión es la de un hombre joven, musculoso, exitoso en los negocios y con tiempo para disfrutar su yate en el mar, la imagen que nos plantean de la mujer es de alguien inteligente, guapa y esbelta, dirigiendo a una gran corporación con bolsa y zapatos lindos. Sin embargo ambos modelos son de esclavos modernos del tener, y carecen de realismo, son tan incompletos y disfuncionales como las familias que Disney presenta.

El costo de estas imágenes por supuesto no lo mencionan, los hijos no caben en estos modelos, los departamentos de lujo no están diseñados ni para niños ni para perros grandes, mejor un perrito que nos quepa en la bolsa, que no ladre y nos lo vendan ya educado, los abuelos en el asilo, hospital o panteón por supuesto.

Al narcotizar a la mujer de esta forma, destruyen a la familia y a la sociedad. Esto aleja a las mujeres poco a poco del fin para el cual fueron creadas y que es fundamental para la sociedad, que es la formación de una familia y la educación de los hijos que son los futuros ciudadanos. De la mujer depende en gran parte la calidad de la persona, tanto humana y profesional como moral. Al estar lejos de los hijos omite educarlos y como consecuencia se tiene jóvenes desubicados, fuera de la realidad y sin aspiraciones para el futuro, con una calidad moral pobre. Y por supuesto que en todo esto Dios no tiene lugar ya que se busca imponer otros dioses como el placer, el dinero y la persona misma.

5 Tips para contrarrestar la ideología de género en las familias.

1. Que tu familia sea lo más importante

El verdadero desarrollo personal se logra en el servicio a los demás, los conocimientos no aplicados al servicio son vanidad, es necesario poner siempre el servicio a nuestra familia en primer lugar para actuar conforme a lo que ésta necesita.

Es así que si nuestra familia necesita que salgamos a trabajar porque la economía está mal, lo hagamos siempre pensando en hacer el mayor bien posible, logrando así buscar un trabajo en el cual tenga también tiempo para atender a la familia.

2. Siempre abiertos a la vida

Estamos abiertos a la vida si estamos dispuestos a tener hijos porque estamos dispuestos a formar una familia. Es importante decir que esto no es sinónimo de ser irresponsables y tener hijos solo por el gusto de tenerlos, significa que debemos ser responsables y aceptar los hijos que Dios nos mande conforme a nuestras capacidades, pero con una actitud de amor y respeto por la vida ¿cuánto duraría una sociedad donde no hubiera nacimientos?

Quien tiene una mentalidad abierta a la vida, debe en todo momento defenderla de cualquier peligro. La familia es el seno de la vida, debe cuidarse siempre para que no se mida por la economía, sino por alegría.

3. Vivamos con generosidad

Si tenemos claro el concepto de generosidad y cómo podemos vivirlo, estamos blindando a nuestra familia de todas estas mentiras. Ante el egoísmo que este lavado de cerebro nos propone, la generosidad nos dará la posibilidad de permanecer inmunes a estas ideas.

Si somos generosos, no tendremos problema en ceder un poco por el bienestar familiar.

Un ejemplo claro es la mujer que por amor se casa y se embaraza, pero quiere también hacer carrera, tiene que guardar por un tiempo sus ideales por el bienestar de ese bebé y en cuanto tenga una edad adecuada, la mamá podrá estudiar o trabajar en un horario que no afecte la vida familiar.

La generosidad ya no está de moda pero es necesario mantenerla vigente en nuestras familias. ¿Qué es generosidad? Es dar sin medida, dar sin esperar, es dar lo mejor de nosotros.

4. Toma las riendas de la educación de tus hijos

La educación de los hijos es un regalo que estamos llamados a cuidar y un derecho que hemos de asumir con decidida valentía. Este derecho no nos lo otorga el estado sino que es un derecho natural. Los padres somos los primeros y principales educadores de nuestros hijos.

Seamos valientes y tomemos el control de la educación de nuestros hijos. Si el gobierno trata de imponer ciertas ideologías, nosotros debemos estar presentes con nuestros hijos para explicar y contrarrestar esa basura por medio de una buena comunicación y mucha presencia en sus vidas.

5. Da testimonio en medio de la sociedad

Es importante que nuestros hijos vean que aún hay familias que viven conforme a lo que piensan y que defienden el modelo natural formado por un papá y una mamá que al unirse dan vida a los hijos.

Aquí debemos aplicar la frase «hay que reconocer el escándalo de la verdad» a veces decir la verdad provoca escándalo pero es necesario decirla, aunque parezca más cómodo y fácil seguir el discurso del mundo moderno.

El que una minoría quiera imponer ideologías basadas en teorías sin sustento científico, no nos obliga a vivir conforme a ella. Las cosas no pueden regirse por el capricho de unos cuantos que solo buscan su propio beneficio a base de mentiras que con el tiempo y la ciencia se les caen a pedazos.

 

Deja un comentario