Homosexual y católico, cuenta su experiencia de «por qué la Iglesia tiene razón al defender la castidad»

Homosexual y católico, cuenta su experiencia de «por qué la Iglesia tiene razón al defender la castidad»

«La Iglesia tiene razón cuando pide castidad a aquellos que tienen heridas de identidad».

«Mi nombre es Giorgio Ponte, tengo tendencias homosexuales y estoy cansado de oír a las asociaciones homosexuales hablar en mi nombre sobre lo que ellos creen que debería pensar», escribía este joven escritor italiano, que además añade un elemento clave en su vida: «Soy católico».

Extraído de ReL y editado por Formación Católica

Su testimonio se suma al de otras personas homosexuales que viven en castidad y siguen las enseñanzas de la Iglesia y que han dicho basta a un lobby LGTB que no representa a muchos de ellos.

Este joven escritor de 32 años salió en todos los medios al hablar ante miles de personas que protestaban en Italia contra la ley Cirinna, que promovía las uniones homosexuales, lo que le generó numerosos ataques.

Más discriminado por ser católico que homosexual

«Siempre he dicho que me siento más discriminado como católico que como homosexual», afirmaba Ponte. Además recordaba a los homosexuales italianos que la vida sólo procede de la unión entre un hombre y una mujer, y les ofreció poder vivir la maternidad y la paternidad de una manera alternativa, «dando la vida a las personas que están al lado».

«No es homofobia»

Sus palabras no gustaron a estos grupos de presión. Desde entonces desde su blog cuenta su experiencia y su tendencia homosexual vivida desde el catolicismo.

Pero antes, Giorgio deja claro algunos aspectos. «Sólo hay un mundo y una naturaleza a la que pertenecer: la humana. Y la única diferencia real en esta naturaleza es la del hombre y la mujer, la única diferencia cuya unión puede provocar vida. Esto no es homofobia. Decir que dos homosexuales no pueden tener hijos no es homofóbico. Decir que la homosexualidad tiene causas psicológicas no es homofóbico. Decir que seguir todos nuestros deseos no siempre conduce a nuestra felicidad no es homofobia».

«La Iglesia no te odia»

Por ello, dirigiéndose a los homosexuales que han sido aleccionados por estos grupos ideologizados les dice: «Respira, relájate, sé feliz: la Iglesia no te odia, Dios no te odia, ni siquiera el mundo. Al menos, esta sociedad en la que vivimos. Decir, de hecho, que la homosexualidad no es necesariamente una condición inmutable y que sólo un hombre y una mujer pueden concebir un niño no es un síntoma de odio».

Además, Giorgio Ponte recuerda que «hay hombres que han vivido durante años en el mundo gay y ahora están casados con mujeres extraordinarias con quienes han formado una familia; del mismo modo que conozco hermanos que me quieren, que persiguen la castidad, intentan amar sin la necesidad de poseer el cuerpo de los demás o el suyo propio».

Este joven italiano confiesa que las críticas que más le llegan es por su catolicidad, y que según sus detractores, la Iglesia ha impuesto una «visión dogmática» de la homosexualidad.

Una historia que le ha llevado hasta aquí

Y en un reciente artículo en su blog refuta estas críticas recordando que «no hay persona en el mundo que no lea la realidad de acuerdo a un sistema de valores de referencia, y el hecho de que el mío sea católico no significa que me haga más parcial que los que puedan tener como referencia la ideología comunista, el capitalismo, la religión islámica, el racionalismo o cualquier otra cosa».

Para él, el problema no es tanto el sistema de valores sino el motivo por el que se adopta o la actitud con la que se lleva a cabo. Y recalca que es católico, homosexual y vive en castidad no porque lo exija la Iglesia sino que por convencimiento tras su propia historia.

De hecho, Ponte aclara que su testimonio debe mucho más de su experiencia pasada que del dogmatismo. «En mi vida me he permitido experimentar todos los aspectos de mi homosexualidad», cuenta. Asegura haber tocado fondo y haberse levantado. También haber probado el sexo casual con otros hombres a relaciones estables, haberse enamorado de otro hombre y haber tenido dependencia sexual y emocional. Incluso haber odiado su orientación sexual y luego aceptarla como parte de su historia.

Unas certezas gracias a su experiencia

«Es cierto que nunca he dejado de creer que Dios existía, pero por otra parte, a menudo he dudado de que se preocupaba por mí y me quería», asegura.

Es precisamente esta experiencia en la vida homosexual la que le ha llevado al convencimiento de sus argumentos actuales, «así que a la luz de todo esto, no puedo decir que la mía es una visión dogmática de las cosas».

«Si digo lo que digo –agrega- es sólo porque con cada una de estas experiencias, incluso las peores, aprendí algo que me mostró una verdad insondable en nuestro interior, que es la misma que ha defendido la Iglesia siempre: nuestra naturaleza no está definida por nuestros deseos, sino por nuestro cuerpo masculino y femenino, en términos biológicos, y en términos espirituales por nuestra condición de ser hijos de Dios por el Espíritu Santo que habita este cuerpo».

El catolicismo y su respeto de la naturaleza humana

Por ello, añade que «si nuestro cuerpo, nuestra carne, dice una verdad acerca de nosotros, definiéndolo como hombre o mujer, muestra también de una manera clara que dos personas del mismo sexo no están hechas para tener relaciones sexuales entre sí (lo que no impide amar, si por amor nos referimos a la forma en que Cristo nos ama: dar la vida por sus amigos).»

Siguiendo con su testimonio, Giorgio Ponte agrega que «si hay algo que he aprendido es que todo lo que los cristianos creemos a nivel espiritual, está enraizado primero en nuestra humanidad.

No hay fe en el mundo que respete la naturaleza humana en su totalidad como el catolicismo. Y esta correspondencia no se contradice cuando nos enfrentamos a las cosas desde un punto de vista científico».

«La Iglesia tiene razón»

En este sentido, Giorgio confiesa que «en un momento de mi viaje, se me dio la gracia de descubrir algunos de los sistemas teóricos y científicos que apoyaron firmemente lo que había vivido en mi propia experiencia y la de todos los hombres que había conocido: que la homosexualidad no es inmutable, tiene causas».

«¿Y sabes que es lo que he descubierto una vez más?», pregunta Giorgio Ponte a los homosexuales que puedan leerle, «que la Iglesia tiene razón cuando pide castidad a aquellos que tienen heridas de identidad. Tiene razón a nivel psicológico y humano antes que en el espiritual».☐

Deja un comentario