Indulgencias por el centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima

Un nuevo aniversario para recordar que debemos hacer penitencia y rezar el Rosario

En el marco de la conmemoración de los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima en Portugal, el Papa Francisco ha decidido conceder indulgencia plenaria durante todo el Año Jubilar que inició el pasado 27 de noviembre y terminará el 26 de noviembre de 2017.

Los responsables del Santuario de Fátima indicaron que para obtener las indulgencias plenarias los fieles deben  cumplir primero con las condiciones habituales: confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Santo Padre.

En declaraciones a ACI Prensa, el secretario de la rectoría del Santuario de Fátima en Portugal, André Pereira, explicó que las indulgencias plenarias podrán obtenerse durante todo el Año Jubilar y para ello existen tres maneras, detalladas en un comunicado publicado en el sitio web del santuario.

1.- Peregrinar al Santuario

La primera forma es que “los fieles vengan en peregrinación al Santuario de Fátima en Portugal y que allí participen en una celebración u oración dedicada a la Virgen”.

Además de ello los fieles deben rezar el Padrenuestro, recitar el Credo e invocar a la Madre de Dios.

2.- Ante cualquier imagen de la Virgen de Fátima en todo el mundo

La segunda forma se aplica para “los fieles piadosos que visitan con devoción una imagen de Nuestra Señora de Fátima expuesta solemnemente a la veneración pública en cualquier templo, oratorio o local adecuado en los días de los aniversarios de las apariciones, el 13 de cada mes desde mayo hasta octubre (de 2017), y participen allí devotamente en alguna celebración u oración en honor de la Virgen María”.

Al respecto de la segunda forma, el secretario de la rectoría del Santuario de Fátima indicó que la visita a la imagen la Virgen “no tiene que ser necesariamente solo en Fátima o exclusivamente en Portugal” sino que puede ser en cualquier parte del mundo.

También se debe rezar un Padrenuestro, el Credo e invocar a la Virgen de Fátima.

3.- Ancianos y enfermos

La tercera forma de obtener una indulgencia se aplica a las personas que por la edad, enfermedad u otra causa grave estén impedidos de movilizarse.

Pueden rezar ante una imagen de la Virgen de Fátima y deben unirse espiritualmente en las celebraciones jubilares en los días de las apariciones, los días 13 de cada mes, entre mayo y octubre de 2017. Además tienen que “ofrecer con confianza a Dios misericordioso, a través de María, sus oraciones y dolores o los sacrificios de su propia vida”.

El centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima constituye un memorable acontecimiento ocurrido en Portugal, de trascendental importancia para todo el orbe católico, pues nuestra Santísima Madre descendió del cielo para recordarnos que a pesar de las tribulaciones y persecuciones debemos seguir firmes en la oración, la penitencia y la comunión frecuente. Y que no debemos temer las asechanzas de Satanás pues al fin su Corazón Inmaculado triunfará.

ACI Prensa y Formación Católica

Deja un comentario