«La autopercepción se debe someter al dato biológico de la realidad»

Intervención del P. Miguel en la Audiencia Pública sobre Ideología de Género.

Directa, clara y contundente, fue la intervención del Padre Jorge Miguel Martínez el pasado 5 de octubre en el marco de una audiencia pública sobre ideología de género, realizada en la Sala Bicameral del Palacio Legislativo de nuestro país. En apenas dos minutos, explicó las consecuencias de la ideología de género en la educación y las nefastas consecuencias que traería a Paraguay la adopción de esta ideología.

A continuación, el texto completo de la breve exposición realizada por el Fundador de la Comunidad Misionera de Jesús.

Saludos

Buenos días. Les ruego que sepan abstraer la sotana sacerdotal de quien les habla porque no he venido a hablarles de biblia o catecismo; vengo a hablarles de cosas que hombres de sentido común pueden comprender.

Transferencia de autoridad

El mal de la Teoría de Género en los programas educativos está en que nuestros niños crecerían creyendo que se puede disociar el pensamiento de la realidad, la autopercepción del dato biológico objetivo. Antes era la realidad la que nos decía que era verdadero y que no. Pero la teoría de género transfiere esta autoridad de la realidad al estado, a los políticos de turno, a las ONGs ideologizadas, o simplemente a los caprichos y desórdenes emocionales de cada uno. La autopercepción, o se somete al dato biológico de la realidad, o se hace arbitraria y tiránica.

Psicología evolutiva del niño

En los últimos 5 años, en países como Escocia e Inglaterra, ha aumentado el número de niños que solicitaron tratamiento de cambio de género en 500 y 1000 por ciento, respectivamente. Esto sucede porque un niño, evidentemente, no posee todo el desarrollo psicológico que necesita, y por ende, su autopercepción puede ser frágil. ¿Quién, acaso, no conoce a un niño que se autopercibe como Superman, Naruto o alguna Tortuga Ninja? Pero a nadie se le ocurre pensar que un superhéroe se encontraría atrapado en el cuerpo de ese niño, a no ser a la perspectiva de género. Ese es el argumento que se propone en cada libro aquí denunciado. El niño piensa como niño hasta que un adulto le enseña a pensar conectándose con la realidad, y solo entonces podrá madurar y ser adulto.

Contradicción en el paraguayo

Oimene alguno opensá hina mbae’ichapa ombo’eta ifamiliakuérape kuimba’e ndaha’eiha kuimba’e ha kuña ndaha’eiha kuña. Kuña ikatu ndaha’ei hina kuña… Para que esta contradicción se anide en la mente de un paraguayo, se lo debe arrancar de su cultura por vía de la reingeniería social del discurso único. (La cual, la prensa ya lo está haciendo de manera muy eficiente).

Denuncias

Nos preguntamos entonces ¿por qué periodistas muy conocidos y queridos de nuestra gente, tienen exactamente el mismo discurso en estos temas? Ellos fueron educados como paraguayos, pero no piensan como paraguayos. Eso no es accidental y tiene un solo objetivo: instalar ese discurso único y políticamente correcto en pro del género, del aborto y de la destrucción de la familia.

Exigencias

Por eso, todo hombre de bien exige al Estado Paraguayo que escuche a su pueblo y rechace rotundamente toda ley, tratado, convenio o programa educativo que promueva la anticientífica, antinatural y, por ello, inmoral perspectiva de género.☐

 

Deja un comentario