Por qué deberías mantener el agua bendita en tu casa

El agua bendita puede incitar la piedad, hacer huir al demonio e incluso provocar la salud corporal.

Por Francis Phillips de Catholic Herald.

Acabo de leer un libro titulado «Agua bendita y su importancia para los católicos» por Rev Henry Theiler. Publicado por primera vez en 1909 y republicado el año pasado por Sophia Press, está escrito en el estilo más formal y piadoso de los libros devocionales publicados antes de la era moderna anunciada por el Vaticano II. Sin embargo, es bueno no descartar un trabajo como anticuado y por lo tanto desactualizado. El autor nos recuerda verdades eternas que nunca pasan de moda.

El agua bendita, como los aceites sagrados, la sal bendita y la señal de la cruz, es un sacramental.

Es mucho más poderosa de lo que pensamos: el autor cita el famoso pasaje escrito por Santa Teresa de Ávila, Doctora de la Iglesia, en el que relata que el diablo una vez se le apareció. «Me llamó la atención con gran temor y me bendije lo mejor que pude; desapareció, pero regresó de inmediato … No sabía qué hacer. Había allí agua bendita, y la arrojé en esa dirección; nunca más regresó… A menudo experimento que no hay nada de lo que los demonios huyan más, sin regresar, que el agua bendita».

Las visitas diabólicas son misericordiosamente raras para los católicos, pero la religiosidad popular (esta antigua palabra definitivamente merece ser revivida) indica que es prudente y también una buena costumbre guardar agua bendita en el hogar, quizás en una pila o contenedor junto a la puerta principal. Theiler aconseja usarlo cuando nos levantemos por la mañana y cuando vayamos a la cama:

«Cuando amanezca, ¿quién dirá qué traerá consigo?», Pregunta solemnemente, recordándonos también que «Satanás planta la ruina» al alma del hombre «particularmente durante la noche».

Citando los Evangelios y los Padres de la Iglesia, el autor examina el significado histórico sagrado del agua bendita. Un apéndice moderno agregado más tarde por los editores, informa que los padres bendicen a sus hijos con ella por la noche, y también para bendecir el área de trabajo, las mascotas y el propio automóvil. Me da vergüenza decir que cuando una mujer me dijo una vez que estaba bendeciendo su automóvil, secretamente descarté esto como una práctica supersticiosa. Ahora, recordando todos los pequeños accidentes que he tenido en mi automóvil, a menudo debido a mi propia mala conducción, planeo bendecirlo lo antes posible.

Una vez, un amigo me dio una calcomanía con las palabras: «Nunca conduzcas más rápido de lo que tu Ángel Guardián puede volar». Luego de tener mi auto bendecido con agua bendita y conducir bajo la influencia de mi ángel guardián: ¿qué puede salir mal? En serio, y para citar nuevamente a Henry Theiler, el agua bendita es una forma comprobada de ayudar a «evitar el pecado y las ocasiones del pecado, guardar los mandamientos de Dios, hacer uso de los medios de la gracia y llevar una vida cristiana piadosa».

 

Deja un comentario